viernes, 3 de julio de 2020

Venta de Faceshields Protectores Faciales para Niños contra Coronavirus

Venta de Faceshields Protectores Faciales para Niños contra Coronavirus

Venta de Faceshields Protectores Faciales contra Coronavirus

martes, 30 de junio de 2020

Descargue la Gaceta Oficial Nº 41.891: Normativa Responsabilidad Social ante el Coronavirus (Covid-19)

Descargue la Gaceta Oficial Nº 41.891: Normativa Responsabilidad Social ante el Coronavirus (Covid-19)
En Gaceta Oficial Nº 41.891 de fecha 1º de junio de 2020, fue publicada una Resolución del Ministerio del Poder Popular para la Salud mediante la cual se establece la normativa sanitaria de responsabilidad social ante la pandemia denominada Coronavirus (Covid-19), con el objeto de mitigar y erradicar los contagios del virus dentro del territorio nacional.

RESOLUCIÓN
Artículo 1°. Establecer la normativa sanitaria de responsabilidad social ante la pandemia denominada coronavirus (covid-19), con el objeto de mitigar y erradicar los contagios del virus dentro del territorio nacional.
Artículo 2°. A los efectos de esta Resolución, todo ciudadano o ciudadana, cumplirá y hará cumplir las siguientes normas sanitarias de responsabilidad social.
  1. Generar mecanismos de protección personal, familiar y social para cortar la cadena de contagio de la pandemia del COVID 19.
  2. Acatar las normas epidemiológicas que dicte el Ministerio del Poder Popular para la Salud para preservar nuestras vidas.
  3. Reportar cualquier caso personal, familiar, o social con síntomas de salud asociados al Covidl9, al 0800VIGILAN o 080000VID19.
  4. Asistir al establecimiento de salud más cercano asociado al Área de Salud Integral Comunitaria (ASIC), en el caso de alguna eventualidad a efectos de recibir de manera gratuita la orientación y tratamiento necesario.
  5. Resguardar la población vulnerable, vale decir, los adultos mayores de 65 años, y las personas con enfermedades que comprometan su inmunidad, cardiópatas, hipertensos, diabéticos, portadores de enfermedades respiratorias crónicas, entre otras; éstos tendrán el cuidado y protección especial del Estado venezolano permaneciendo en cuarentena, bajo las condiciones de flexibilización especial que se instruyan.
 Descargar la Gaceta Oficial Nº 41.891 
https://mega.nz/file/dIVVRazA#alq6HUC961O0DgJ8OfEOwgrJ__vxDKt3yUA6c9VqiOY
 
 
 
 

miércoles, 24 de junio de 2020

Los termómetros “pistola” funcionan con un sensor infrarrojo que no daña la retina



AFP Factual

Los termómetros “pistola” funcionan con un 
sensor infrarrojo que no emite energía ni daña la retina 
“Si están visitando algún centro comercial y les toman la temperatura corporal con una pistola al entrar, por prudencia tápense los ojos”, advierte un mensaje difundido al menos desde el pasado 7 de junio en redes sociales. El texto continúa diciendo que estos termómetros funcionan con un “rayo láser” que podría dañar la retina si no están “debidamente calibrados”. Pero según los expertos consultados estos aparatos emplean un sensor infrarrojo que no daña la vista.
En medio de la actual pandemia de COVID-19, centros comerciales, aeropuertos, hospitales y otros recintos públicos controlan la temperatura corporal de las personas con termómetros con forma de pistola,sin que sea necesario el contacto directo con la persona. 
Al respecto, un mensaje difundido en WhatsApp, Facebook, Twitter e Instagram, asegura lo siguiente: “El termómetro de estos equipos funciona sobre la base de un Rayo láser que va y viene recabando la información para entonces generar la lectura, pero, se ha detectado que no todas esas pistolas están debidamente calibradas para evitar que si por error apuntan a la retina no la lastimen [sic]”. Algunos de estos mensajes, indican que la información proviene de la “Asociación de Optómetras de Puerto Rico”.
Los termómetros infrarrojos 

De acuerdo a los expertos consultados y este manual de usuario de un fabricante, los termómetros digitales con forma de pistola no requieren contacto directo ya que funcionan con un sensor infrarrojo que mide la temperatura corporal y no emiten energía. Esta medición se transforma en una señal eléctrica que finalmente se refleja en la pantalla digital, indicando la temperatura de la persona. Este procedimiento suele durar unos pocos segundos. 
Algunos de ellos tienen una pequeña luz, que funciona de forma indicativa para saber en qué sector de la frente del usuario apuntar. 
La FDA, agencia federal que regula los medicamentos en Estados Unidos, indica en su sitio web que el uso de este tipo de termómetros permite “reducir el riesgo de contaminación cruzada y minimizar la propagación de enfermedades”, añadiendo que son fáciles de utilizar, limpiar y desinfectar. Sin embargo, entre las instrucciones generales de uso, no mencionan el riesgo de daño ocular.


¿Son dañinos para la vista?

AFP Factual conversó vía telefónica con Antonio Estay, académico de la Universidad de Chile en el Departamento de Tecnología Médica, especializado en oftalmología. Tras leer el mensaje difundido en redes sociales, insistió en que estos termómetros “se usan para medir la temperatura corporal con un sensor infrarrojo” y no con un emisor láser. 
Al ser consultado sobre si una larga exposición a una emisión infrarroja podría causar daño ocular, aseguró: “La radiación infrarroja puede producir daño a muchos tejidos, pero no es el caso de los termómetros”, ya que éstos últimos no emiten energía. “El sensor [del termómetro] lo que hace es solamente medir radiación electromagnética [emitida por el usuario], no produce”, agregó. 
Estay precisó que “la mayoría de los termómetros no traen esta luz roja”, que puede funcionar como un indicador. 
Por otro lado, Marcelo Gallarreta, director de la Cátedra de Oftalmología de la Universidad de la República en Uruguay, reiteró que estos termómetros no miden la temperatura corporal con una emisión láser: 
“El principio de medida es la captación por un sensor de la cantidad de calor que emite el cuerpo humano, este calor es transformado por el equipo en una señal eléctrica y traducido en una pantalla a grados centígrados o Fahrenheit, por lo tanto NO EMITEN RADIACIONES LÁSER PARA MEDIR EL CALOR”. 
Sin embargo, Gallarreta añadió que sí existen termómetros de no contacto que usan láser “para apuntar en la piel, pero son seguras ante la exposición inintencionada de la vista porque tienen muy baja potencia. La luz láser se usa para apuntar el termómetro, no para tomar la temperatura, lo cual es realizado por un sensor pasivo”. 
Antonio Estay apuntó también que sí existen punteros láser, no usados en termómetros, que pueden dañar la vista: hay “muchas quemaduras de retinas por punteros láser, es relativamente común. Ese daño tiene que ver con el tiempo de exposición, tiene que ser algo prolongado para provocar daño”. 
Algunos de los usuarios que han replicado este texto en redes sociales lo asocian a una supuesta “Asociación de optómetras de Puerto Rico”. Dicha institución no existe, aunque sí el Colegio de Optómetras de Puerto Rico, quienes el pasado 8 de junio se refirieron a este texto en su cuenta en Facebook:
Por otro lado, la Sociedad Puertorriqueña de Oftalmología también se pronunció sobre este mensaje, citando a la oftalmóloga Vanessa López: “¿Son los termómetros infrarrojos que estamos usando para medir la temperatura peligrosos para la visión? La contestación es NO. Los termómetros a los que estamos expuestos en las diferentes localidades funcionan como un sensor que lee las ondas infrarrojas que naturalmente emitimos todos los humanos. El termómetro utiliza una luz, no un láser, el cual apunta la dirección del sensor donde se estará tomando la medida de la temperatura”. 
Antonio Estay aseguró que estos termómetros corporales infrarrojos se pueden confundir con otros de uso industrial -por ejemplo, en el área de la construcción- y agropecuario: “Usan un sensor infrarrojo más un láser, que emite una señal marcando el área para medirla. Eso no se ocupa en personas”. 
Así, de acuerdo a los expertos consultados, es falso que estos termómetros sin contacto o modelo “pistola” puedan provocar quemaduras de retina por una emisión láser, ya que funcionan con un sensor infrarrojo que detecta la temperatura corporal y no emite energía.

¿Son peligrosos los termómetros infrarrojos de toma de temperatura en humanos?

Los termómetros de rayos infrarrojos no son peligrosos


16.06.2020 | 12:03 horas
Por Verifica RTVE

En los últimos días se ha hecho viral un mensaje que alerta del uso de termómetros láser: “La asociación de optómetras me envía esta información. Si están visitando algún centro comercial y les toman la temperatura corporal con una pistola al entrar, por prudencia tápense los ojos. A veces quienes las usan no tienen certeza de hacia dónde apuntan. El termómetro de estos equipos funcionan sobre la base de un rayo láser que va y viene recabando la información para entonces generar la lectura, pero se ha detectado que no todas estas pistolas están debidamente calibradas para evitar que si por error apuntan a la retina no la lastimen. Vamos a cuidar nuestro sentido de la vista.” Desde RTVE VERIFICA hemos comprobado que el contenido del mensaje es un bulo.
El texto se ha compartido vía aplicaciones de mensajería, aunque también lo hemos localizado en publicaciones de Twitter y Facebook.
Hemos contactado con el Colegio de Ópticos y Optometristas (CNOO) y nos han confirmado que ellos no tienen nada que ver con dicho mensaje. El mensaje se ha difundido internacionalmente y tanto el Colegio de Optómetras de Puerto Rico como la Sociedad Puertorriqueña de Oftalmología o la Asociación de Optómetras de Argentina se han desvinculado de dicho mensaje y han desmentido su contenido. Incluso en China han desmentido un rumor similar.
Hemos consultado los manuales de algunos de estos dispositivos e incluyen como medida de seguridad no apuntar a los ojos, como en este manual (página 2) o en este otro (página 3).

Rayos infrarrojos, no láser

César Villa, miembros de la Junta de Gobierno del CNOO y óptico-optometrista, ha calificado dicho mensaje de “alarma innecesaria” y nos ha explicado que este tipo de termómetros no utilizan un rayo láser para medir la temperatura, sino rayos infrarrojos que detectan la temperatura del cuerpo, por lo que “no tiene repercusión para la retina”. La mayoría de estos termómetros, nos dice, no tienen láser incorporado, especialmente los que son utilizado cerca de la frente. Los que lo tienen utilizan un rayo láser para dirigir la toma de temperatura, pero en estos casos se trata de clase I o clase II, lo que no supone ningún riesgo ya que su potencia es muy pequeña y en el caso de los de clase II deberían estar más de 10 segundos apuntando al ojo para causar daños, tal y como nos explica César Villa.
Por su parte Paloma Martínez de Carneros, oftalmóloga en la clínica Martínez de Carneros afirma que sería “necesario un tiempo prolongado de exposición y un nivel de concentración alto para poder llegar a dañar el ojo, niveles que aparentemente no son capaces de alcanzar estos termómetros”.
Conchi Lillo, profesora de la Universidad de Salamanca y Neurobióloga, nos indica también que el láser debería ser “muy intenso, y no lo es, y estar expuesto durante mucho tiempo, que tampoco”.
Respecto al uso de este tipo de dispositivos mal calibrados, César Villa nos indica que supondría que el termómetro no orientara bien, pero no considera que suponga un problema. Paloma Martínez de Carneros afirma que es muy poco probable que causen daños oculares.

Láser de clase III
Existen otro tipo de termómetros que llevan incorporados un láser de Clase III, que sí suponen un riesgo para la vista, pero están destinados a uso industrial para, por ejemplo, medir la temperatura en sitios escondidos o recovecos, pero no son aptos para la toma de temperatura en seres humanos. Su uso en ese caso, nos indica César Villa, sería una negligencia.
Puestos en contacto con el Ministerio de Sanidad nos ha indicado que esos termómetros “son equipos que utilizan tecnología por radiación infrarroja para la detección no invasiva de la temperatura humana febril. Estos termómetros tienen la consideración de productos sanitarios y, por lo tanto, para su comercialización en España tienen que estar provistos del marcado CE, distintivo que declara que el producto cumple con los requisitos de seguridad, eficacia y calidad establecidos en la legislación de productos sanitarios y que debe figurar en el etiquetado y el prospecto del producto.

Los termómetros de rayos infrarrojos no son peligrosos

Para colocar el marcado CE, el fabricante tiene que justificar y documentar el correcto funcionamiento del producto, así como su seguridad. Para ello se realizan los ensayos de seguridad básica y funcionamiento indicados en las normas armonizadas, como son los ensayos de calibración y precisión o los ensayos de protección frente a peligros eléctricos, radiaciones indeseadas, temperaturas excesivas, etc. Toda esta información la evalúa el Organismo Notificado que emite el certificado y cuyo número de cuatro dígitos acompaña al marcado CE en el etiquetado”.
Además, nos remiten a la norma de referencia para este tipo de productos es la UNE EN ISO EN 80601-2-59:2009 “Equipos electromédicos. Requisitos particulares para la seguridad básica y funcionamiento esencial de los termógrafos de exploración para la detección de la temperatura humana febril.”

Por su parte la FDA, agencia federal que regula los medicamentos en Estados Unidos, indica en su web que la utilización de este tipo de termómetros reduce “el riesgo de contaminación cruzada y minimizar la propagación de enfermedades”, afirmando que son fáciles de utilizar, limpiar y desinfectar. En ningún caso, no mencionan el riesgo de un posible daño ocular.

Por tanto, desde VERIFICA RTVE concluímos que los termómetros de infrarrojos destinados a la toma de temperatura de seres humanos destinados con tal fin no suponen un riesgo para nuestros ojos, siempre que se utilicen adecuadamente.

COVID-19: ¿Se trata de una Enfermedad Ocupacional?


Evento Webinar organizada por 
La Sociedad Venezolana de Salud Ocupacional 
SOVESO el día 19 de Junio de 2020
COVID-19. ¿Enfermedad Ocupacional.
Ponente: 
Dr. Juan Carlos Rodriguez

domingo, 21 de junio de 2020

SOVESO: ¿COVID-19 Enfermedad Ocupacional?



Evento Webinar organizada por 
La Sociedad Venezolana de Salud Ocupacional 
SOVESO el día 19 de Junio de 2020
COVID-19. ¿Enfermedad Ocupacional. Un Enfoque Legal.
Ponente: Abog. Harriet Conde


___________________________________________

De interes para Usted:

Curso Virtual de Radiología Simple de Columna
 Vertebral y su Interpretación en
 Salud Ocupacional y Atención Primaria. 
Iniicio: 11 de julio de 2020
Para mas información Da Clic Aqui

Curso Internacional Virtual de 
Vigilancia Epidemiologica en Salud Ocupacional.
Inicio: 11 de julio de 2020
Para mas Información da Clic Aqui

_____________________________________

SOVESO: COVID-19. ¿Sera una Enfermedad Ocupacional?.



Evento Webinar organizada por 
La Sociedad Venezolana de Salud Ocupacional 
SOVESO el día 19 de Junio de 2020
COVID-19. ¿Enfermedad Ocupacional. Un Enfoque Legal.
Ponente: Abog. Luis Eduardo Mendoza



Descargue el Documento de la 
Presentación dando
___________________________________________

De interes para Usted:

Curso Virtual de Radiología Simple de Columna
 Vertebral y su Interpretación en
 Salud Ocupacional y Atención Primaria. 
Iniicio: 11 de julio de 2020
Para mas información Da Clic Aqui

Curso Internacional Virtual de 
Vigilancia Epidemiologica en Salud Ocupacional.
Inicio: 11 de julio de 2020
Para mas Información da Clic Aqui

_____________________________________

domingo, 14 de junio de 2020

La OMS dice que el COVID-19 no se transmite de los pies y zapatos a ojos, nariz y boca.


La OMS dice que el COVID-19 no se transmite de los pies y zapatos a ojos, nariz y boca.

Ante las dudas acerca del contagio del COVID-19 el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Perú, Rubén Mayorga, precisó que la propagación del virus "no se transmite de los pies y zapatos, a los ojos, nariz y boca".En esa línea apuntó que no es necesario bañarse y retirarse la ropa que una persona usó para salir a la calle, salvo que haya tenido contacto con pacientes con COVID-19.

Las desinfecciones de mercados y calles con lejía y otros desinfectantes no son efectivas para el combate del coronavirus, según afirma el representante de la OMS.

"Al piso no es necesario echarle lejía, hay que limpiarlo, pero no es necesario desinfectarlo con lejía", destacó.

Acerca de las mascarillas, Mayorga recuerda que es recomendable usarlas cuando sea "imposible mantener la distancia social", es decir, al estar en lugares con cierta cantidad de personas y en espacios cerrados.

Las pautas más efectivas siguen siendo el lavado de manos, evitar tocarse el rostro, ojos y boca, y mantener el distanciamiento social de mínimo un metro.

_____

Fte: MsN Noticias

sábado, 13 de junio de 2020

SOVESO :Controles de Ingeniería y Administrativos para un Lugar Seguro de Trabajo en las Empresas


Evento Webinar organizada por 
La Sociedad Venezolana de Salud Ocupacional 
SOVESO el día 13 de Junio de 2020
Retorno al Trabajo
SARS-CoV2 (Coronavirus)

Ponente:
Dr. Miguel Márquez
Presidente SOVESO Insular
Venezuela

Ponencia:

Controles de Ingeniería y Administrativos para mantener un Lugar Seguro de Trabajo en las Empresas


Descargue el archivo PPT de la presentación dando Clic Aqui

Cómo diferenciar el covid-19 de una gripe, un resfriado o una rinitis alérgica. Enfoque Ocupacional




Diferencias entre el coronavirus y la gripe común

La enfermedad que causa el virus SARS-Cov-2, llamada covid-19, es una infección respiratoria que comienza con síntomas como fiebre y tos seca y, después de una semana, puede causar dificultad para respirar.
Según un análisis de la Organización Mundial de la Salud basado en un estudio con 56.000 pacientes, el 80% de los infectados desarrollan síntomas leves (fiebre, tos y, en algunos casos, neumonía), el 14% síntomas graves (falta de aire y dificultad para respirar) y el 6% enfermedades graves (insuficiencia pulmonar, shock séptico, falla multiorgánica y riesgo de muerte).
Entre los síntomas presentados por los pacientes, los más comunes fueron la fiebre (aproximadamente 88% de los casos), la tos seca (casi 68%) y el cansancio (38%).
La dificultad para respirar ocurrió en casi el 19% de las personas, mientras síntomas como el dolor de garganta y el dolor de cabeza aparecieron en un 13% de los casos.
Un 4% de los pacientes con el nuevo coronavirus tuvo diarrea.

Cómo diferenciar el covid-19 de una gripe, un resfriado o una rinitis alérgica. Enfoque Ocupacional

Sin embargo, muchos otros virus pueden causar tos, fiebre, dolor en la garganta y la cabeza y una sensación de fatiga.
"Probablemente hay más 200 virus que causan los síntomas del resfriado común y estos incluyen el virus de la Influenza (gripe), lo que quiere decir que a veces puedes tener gripe pero experimentar síntomas tan leves que los confundes con un resfriado", dijo el virólogo Jonathan Ball a la BBC.
Los expertos consultados dicen que los síntomas deben ser monitoreados y si permanecen leves, pueden ser tratados en casa.
Hay que tener especial atención en el caso de los ancianos y las personas con baja inmunidad y consultar con un profesional médico en caso de duda.
"La gripe suele ser la única que nos hace sentir dolor muscular. Y generalmente dura entre tres y cinco días. Estos podrían ser indicios de que se trata de un virus común ", le dijo a BBC Mundo Heloisa Ravagnani, presidenta de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas del Distrito Federal, en Brasil.

Cómo diferenciar el covid-19 de una gripe, un resfriado o una rinitis alérgica. Enfoque Ocupacional

¿Y el resfriado y las alergias?

En el caso del resfriado, los síntomas tienden a ser aún más leves y, en general, solo respiratorios: mocos, congestión nasal, tos y dolor de garganta, pero no siempre todos al mismo tiempo.
"Si la persona tose y tiene otros síntomas leves, no debe olvidarse de usar una mascarilla al entrar en contacto con otras personas y limpiar las superficies con las que tiene contacto. Puede que no tenga covid-19, pero, en un momento como este, todos los cuidados son bienvenidos", dice el infectólogo.

Cómo diferenciar el covid-19 de una gripe, un resfriado o una rinitis alérgica. Enfoque Ocupacional

Los síndromes respiratorios alérgicos como la rinitis alérgica estacional, comunes en períodos como el otoño y la primavera, pueden causar secreción y congestión nasal, comunes también en resfriados, gripe y covid-19.
Pero generalmente estos síndromes se caracterizan por los estornudos y es poco probable que causen tos o fiebre, explica Paulo Sergio Ramos.

 Lo importante es que las personas, incluso si sufren de alergias, resfriados o gripe común, mantengan una distancia de un metro de los demás al toser o estornudar. También es esencial que usen su antebrazo o un pañuelo (que deben desechar) cuando tosen o estornudan y que tras hacerlo siempre se laven las manos para evitar la propagación de otros virus", advierte.
Seguir estas reglas es importante porque, según el estudio más grande hasta la fecha sobre el nuevo coronavirus, realizado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en China, el 80% de los pacientes tendrán síntomas leves.
Sin embargo, existe evidencia científica de que incluso una persona sin síntomas puede transmitir el virus.
______
Fte: BBC Mundo


 ___________________________________

De interes para Usted:

Curso Virtual de Radiología Simple de Columna
 Vertebral y su Interpretación en
 Salud Ocupacional y Atención Primaria. 
Para mas información Da Clic Aqui

Curso Internacional Virtual de 
Vigilancia Epidemiologica en Salud Ocupacional.
Para mas Información da Clic Aqui


 Curso Internacional Virtual de 
Epidemiologia Ocupacional para No Epidemiologos
Para mas Información da Clic Aqui
_____________________________________________




COVID-19. Experiencia en Venezuela




 
Evento Organizado Por Salmed C.A el dia 11 de Junio de 2020 denominado
COVID-19 ¿Accidente Laboral o Enfermedad Ocupacional?

Ponente: Dra Yohama Caraballo


La Dra. Caraballo-Arias es Secretaria Nacional de Venezuela de la ICOH, periodo 2018-2021. Además, es médico, profesora y escritora especializada en Medicina Ocupacional de la Universidad Central de Venezuela (UCV), con más de 10 años de trayectoria como docente e investigadora de dicha casa de estudios, y posee numerosas publicaciones y reconocimientos relacionados con la salud ocupacional.

 ___________________________________

De interes para Usted:

Curso Virtual de Radiología Simple de Columna
 Vertebral y su Interpretación en
 Salud Ocupacional y Atención Primaria. 
Para mas información Da Clic Aqui

Curso Internacional Virtual de 
Vigilancia Epidemiologica en Salud Ocupacional.
Para mas Información da Clic Aqui


 Curso Internacional Virtual de 
Epidemiologia Ocupacional para No Epidemiologos
Para mas Información da Clic Aqui
_____________________________________________


viernes, 12 de junio de 2020

Peru: Experiencia con COVID-19. Dr Oscar Ramirez





Evento Organizado Por Salmed C.A el dia 11 de Junio de 2020 denominado
COVID-19 ¿Accidente Laboral o Enfermedad Ocupacional?

Ponente: Dr Oscar Ramirez
Especialista en Medicina Ocupacional, con énfasis en la investigación de enfermedad profesional por exposición a sílice y sobrecarga biomecánica, valoración del daño corporal, perito en procesos judiciales por enfermedad profesional, auditoría y emisión de dictámenes del grado de invalidez en la póliza SCTR, intervención en empresas críticas con siniestralidad elevada, realizando diagnóstico, planeamiento y controles en medicina ocupacional.
Docente y director Académico de la Maestría en Medicina Ocupacional y del Medio Ambiente de la Universidad Cientifica del Sur.
Acreditación CAOHC (www.caohc.org) conservacionista y supervisor.
Acreditación en lectura de placas para Neumoconiosis según OIT - MINSA
Especialista en Implementación y Auditoría de Sistemas Integrados de Gestión de la Calidad, Ambiental, Seguridad y Salud Ocupacional ISO 9001 / ISO 14001 / OHSAS 18001
Auditor Líder IRCA (International Register of Certificated Auditors) por TÜV Akademie Rheinland - PUCP
Registro Nacional de Auditoria Médica
Docente y director del Diplomado de Invalidez e Incapacidad Laboral - Universidad Cientifica del Sur

 ___________________________________

De interes para Usted:

Curso Virtual de Radiología Simple de Columna
 Vertebral y su Interpretación en
 Salud Ocupacional y Atención Primaria. 
Para mas información Da Clic Aqui

Curso Internacional Virtual de 
Vigilancia Epidemiologica en Salud Ocupacional.
Para mas Información da Clic Aqui


 Curso Internacional Virtual de 
Epidemiologia Ocupacional para No Epidemiologos
Para mas Información da Clic Aqui
_____________________________________________




viernes, 5 de junio de 2020

Hospital Universitario de Maracaibo colapsa ante el foco de COVID-19 en Zulia, afirman médicos


Con limitaciones de equipos de bioseguridad y déficit de personal enfrentan los trabajadores del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (Sahum), único hospital centinela de la capital zuliana, el incremento del número de pacientes con COVID-19 durante los primeros días de junio.

“El hospital está colapsado”, expresó una doctora del centro que prefirió resguardar su identidad.

En los últimos días, el hospital ha recibido numerosos pacientes relacionados con el brote del mercado Las Pulgas de Maracaibo, uno de los principales centros de comercio de la ciudad, convertido en el foco de transmisión comunitaria de coronavirus más importante en el país en la actualidad, que suma 121 casos activos según las autoridades.

Ante el déficit de personal y el aumento de casos, los médicos y los residentes de posgrado de todas las especialidades hacen turnos de guardia en las áreas destinadas para la atención de pacientes con COVID-19.

El centro se encuentra en la “fase 2” del plan elaborado por los especialistas para prepararse contra el coronavirus: cuando el área principal de aislamiento se queda pequeña, se abren otras alas de hospitalización debido a la llegada de muchos pacientes, destaca un especialista.

El Hospital Universitario de Maracaibo habilitó tres pisos para alojar pacientes con COVID-19. En caso de que se desborde su capacidad de hospitalización, se pasaría a una “fase 3” que requerirá el apoyo de otros centros. Así, el Sahum pudiera convertirse en próximos días en el primer hospital venezolano en ver sobrepasada su capacidad durante la pandemia.

Trabajadores de las áreas de COVID-19 denuncian que les entregan un solo equipo de protección personal por día y pasan hasta 24 horas con los mismos equipos de bioseguridad. Agregan que hay guardias “sin personal de enfermería” y que algunos pacientes estuvieron hasta cinco días sin recibir tratamiento, pues las tabletas de hidroxicloroquina, parte del protocolo dispuesto por el Ministerio de Salud, tardaron en llegar. Además, aseguran que la alimentación para los pacientes es una sola: arroz y granos.

Residentes expuestos

El personal afirma que muchos residentes de posgrado del hospital participan en los protocolos de atención a pacientes con COVID-19 porque desean culminar sus estudios, porque de lo contrario “renunciarían” debido a los riesgos a los que son sometidos: posibilidad de contagio por equipos limitados, falta de seguridad y amenazas.

Además de la dotación limitada de equipos de bioseguridad, los médicos están expuestos a “eventualidades” por molestias de parte de familiares y de los propios pacientes, que en ocasiones expresan que se quieren ir del hospital. No cuentan con seguridad y reciben amenazas por si revelan información o si se niegan a atender pacientes ante la ausencia de equipos de protección personal.

“La condiciones para los residentes de posgrado son terribles. Si se enferman (asintomáticos) ni siquiera se les garantiza un cupo en el hospital. Los envían a moteles donde no hay nadie. Y además si están enfermos sintomáticos no se les garantiza un ventilador”, agrega un especialista del centro, donde dos residentes de Cirugía ya han dado positivo.

El centro se encuentra en la “fase 2” del plan elaborado por los especialistas para prepararse contra el coronavirus: cuando el área principal de aislamiento se queda pequeña, se abren otras alas de hospitalización debido a la llegada de muchos pacientes, destaca un especialista.

El Hospital Universitario de Maracaibo habilitó tres pisos para alojar pacientes con COVID-19. En caso de que se desborde su capacidad de hospitalización, se pasaría a una “fase 3” que requerirá el apoyo de otros centros. Así, el Sahum pudiera convertirse en próximos días en el primer hospital venezolano en ver sobrepasada su capacidad durante la pandemia.

Trabajadores de las áreas de COVID-19 denuncian que les entregan un solo equipo de protección personal por día y pasan hasta 24 horas con los mismos equipos de bioseguridad. Agregan que hay guardias “sin personal de enfermería” y que algunos pacientes estuvieron hasta cinco días sin recibir tratamiento, pues las tabletas de hidroxicloroquina, parte del protocolo dispuesto por el Ministerio de Salud, tardaron en llegar. Además, aseguran que la alimentación para los pacientes es una sola: arroz y granos.

Residentes expuestos

El personal afirma que muchos residentes de posgrado del hospital participan en los protocolos de atención a pacientes con COVID-19 porque desean culminar sus estudios, porque de lo contrario “renunciarían” debido a los riesgos a los que son sometidos: posibilidad de contagio por equipos limitados, falta de seguridad y amenazas.

Además de la dotación limitada de equipos de bioseguridad, los médicos están expuestos a “eventualidades” por molestias de parte de familiares y de los propios pacientes, que en ocasiones expresan que se quieren ir del hospital. No cuentan con seguridad y reciben amenazas por si revelan información o si se niegan a atender pacientes ante la ausencia de equipos de protección personal.

“La condiciones para los residentes de posgrado son terribles. Si se enferman (asintomáticos) ni siquiera se les garantiza un cupo en el hospital. Los envían a moteles donde no hay nadie. Y además si están enfermos sintomáticos no se les garantiza un ventilador”, agrega un especialista del centro, donde dos residentes de Cirugía ya han dado positivo.

Según el Colegio de Médicos del estado Zulia, el único hospital centinela de Maracaibo, que ahora cuenta con una junta directiva interventora, tiene solo 14 camas operativas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). De acuerdo con trabajadores del centro, hay 12 cupos para ventilación. Además, el Sahum tiene fallas en el suministro de agua y se surte con cisternas.

Levantar un cuerpo

Este miércoles 3 de junio, un video encendió las alarmas en redes sociales. La grabación, realizada desde el piso 5, uno de los niveles destinados para la atención de COVID-19, mostraba el desespero de los pacientes ante la ausencia de personal y el fallecimiento de una persona.

“No hay nada de medicamentos, nada de enfermeras, se acaba de morir un paciente que tiene aquí varios días y no atienden”, dice una voz masculina en el video. “Por favor ayúdennos”, agrega.

Para los especialistas, el video es el reflejo del hospital. Sin embargo, explican que el levantamiento de los fallecidos no se está haciendo de manera inmediata, pues debe encargarse un personal específico con un traje especial llamado Hazmat o traje de protección NBQ (nuclear, biológica y química), que cubre todo el cuerpo y que cuando se acaba es repuesto con retraso.“Para sacar el cadáver necesita hacerlo el personal de traslado. Ellos deben llevar traje Hazmat. No están listos para buscarlos apenas fallecen”, dice un especialista del hospital.


____________

jueves, 4 de junio de 2020

China “secuestró” información valiosa de la COVID-19 y la OMS lo sabía

China “secuestró” información valiosa de la COVID-19 y la OMS lo sabía

La agencia The Associated Press reveló cómo China decidió no publicar ni proporcionar información clave con respecto al brote inicial del coronavirus y la OMS hizo silencio

Una investigación de la agencia The Associated Press reveló cómo China decidió no proporcionar información clave con respecto al brote inicial del coronavirus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) insistió —de forma privada, nunca pública— en que China facilitara los datos concretos que tenían, pero no hubo éxito en el pedido.

Todo inició en esa primera semana de enero, cuando muchos –—por no decir la mayoría de las personas— pensaba que la COVID-19 no era nada de gravedad. Una simple gripe. Aunque existían reportes informales y extra oficiales desde Wuhan que advertían de una nueva y agresiva enfermedad que atacaba fuertemente las vías respiratorias entre seres humanos.

Las autoridades sanitarias chinas fueron rápidas, al contrario de lo que se cree, detectaron el virus y logrando descifrar el cuadro genético en tiempo récord. Se cree que las experiencias previas con otras enfermedades similares (síndrome respiratorio agudo grave en 2002) sirvieron para ello.

China tenía todo para alertar e informar al mundo sobre una nueva enfermedad, solo había que tener transparencia, pedir colaboración y dejar a la OMS hacer su trabajo. Pues, como ahora bien se sabe, ocurrió todo lo contrario, China ocultó y restringió información vital sobre el coronavirus y la OMS, sabiendo eso, decidió hacerse de la vista gorda.

La falta de transparencia del régimen chino y la complicidad de la OMS

Según la agencia AP, docenas de entrevistas, fuentes y documentos de su investigación determinaron que el régimen de China retuvo la publicación del cuadro genético o genoma del virus durante más de una semana. Esto debido a los fuertes controles y medidas restrictivas que ejerce el Partido Comunista sobre la información y la competencia dentro sistema de salud.

La publicación del genoma llegó el 11 de enero, una semana después de que los laboratorios gubernamentales ya lo habían descifrado por completo. Solo se difundió luego de que se filtrara el cuadro en un portal web de virólogos. Mientras eso ocurría, la OMS se dedicó a destacar la “gran respuesta” del régimen chino para determinar el peligro real del virus, sabiendo que ocultaban datos y resultados.

Los funcionarios de la misma Organización Mundial de la Salud comentaban en reuniones privadas estrategias para presionar a China “sin generar molestias en las autoridades”. La investigación de AP arroja que el principal temor era que, si la OMS hacía pública la forma de actuar del régimen y pedía la información de manera frontal, las autoridades de ese país podrían tomar represalias y ocultar lo que sabían. Algo que de igual forma hicieron durante la mayor parte de todo el mes de enero.

Así que, la OMS no solo no logró conseguir información rápida y precisa, sino que ahora cargará con el mote (sobrenombre) de irresponsable y cómplice.

El propio informe de AP revela que, después del problema de transparencia con el genoma, China tardó hasta dos semanas en entregar datos e informes detallados a la OMS sobre casos y pacientes con la enfermedad. Aún así, los elogios de la organización para China continuaban. Esta situación cayó muy mal en la administración de Donald Trump, que acusó a la Organización Mundial de la Salud de fungir como un portavoz del Partido Comunista chino. La acusación, en realidad, fue mucho más fuerte: «Marioneta de China».

Un caso contundente es el suscitado el 3 de enero. Según el diario chino Caixin, la Comisión Nacional de Salud de China difundió un aviso confidencial a los laboratorios ordenándoles destruir las muestras del virus o —en su defecto— dirigirlas a institutos autorizados para su custodia. La orden prohibía publicar la secuencia genética o advertir sobre el peligro potencial de la enfermedad.

Lo cierto es que la tardía publicación del cuadro genético obstaculizó precisar el alcance real de propagación a otros países, junto con el desarrollo a escala global de pruebas, medicamentos o vacunas. La escasez de data precisa con relación a los pacientes también puso cuesta arriba determinar la rapidez de proliferación del virus, algo fundamental para detener el avance.

La OMS frustrada y con la imagen manchada

«Estamos recibiendo información muy mínima», dijo la epidemióloga Maria Van Kerkhove, que es directora técnica de la OMS para la COVID-19. «La información nos la están dando 15 minutos antes de que aparezca en CCTV (la cadena pública china)», espetó en otra reunión el doctor Gauden Galea, quién es el máximo funcionario de la OMS en China.

Esta nueva polémica no sería la primera en torno a China y a la OMS, simplemente sería una confirmación de un hecho puntual y revelador que explicaría muchas dudas sobre el manejo del brote inicial de la pandemia.

Algunas de las irregularidades entre China y la OMS que salieron a la luz en todo este tiempo son: 1. El correo de Taiwán a la OMS advirtiendo sobre una nueva enfermedad respiratoria –—el coronavirus— que procedía de Wuhan. 2. La petición revelada por la revista alemana Der Spiegel de Xi Jinping al director de la OMS, Tedros Adhanom, de prolongar la advertencia de la amenaza que representaba la COVID-19. Esto sucedió el 21 de enero, según un informe de inteligencia alemana al que tuvo acceso el medio alemán, la OMS desmintió esta acusación. 3. Las denuncias de altos funcionarios de la OMS sobre el torpedeo de China a las investigaciones de la organización. 4. Las amenazas-acciones que tomó China contra Australia por pedir una investigación independiente sobre el manejo inicial de la enfermedad. Jugada que, recuerden, le salió mal al régimen porque posteriormente más de 116 países se unieron al pedido australiano.

Hay que recordar que fue la Organización Mundial de la Salud la que cayó en constantes contradicciones con respecto a las recomendaciones sanitarias. Mientras Taiwán sabía que el uso de mascarillas es algo fundamental, la OMS dijo que no había que usarlas. De igual forma, la misma organización pidió que no se exagerará con “medidas extremas” como el cierre de fronteras o la restricción o prohibición de vuelos provenientes de China. Fue el mismo organismo el que publicó que “no había pruebas” para determinar que el virus se transmitía entre seres humanos según “investigaciones preliminares de autoridades chinas”.

AP recolectó el testimonio de Ali Mokdad, profesor del Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington: «Es obvio que podríamos haber salvado más vidas y evitado muchas, muchas muertes si China y la OMS hubieran actuado más rápidamente”. Sin embargo, hay que rescatar que el profesor Mokdad señaló que una postura más agresiva de la OMS pudo desencadenar una actitud más a la defensiva de China y una colaboración mucho menor.

La falta de transparencia provocó muertes

Todos esos días de ocultamiento y secretismo con respecto al coronavirus hicieron que la enfermedad se expandiera por el mundo. El tiempo perdido se tradujo en proliferación, contagio masivo, sistemas de salud colapsados, economías detenidas y, por supuesto, muertes. China pudo alertar al mundo, pero no quiso. La OMS pudo denunciar al régimen y pedir el apoyo de la gran mayoría de los países, pero prefirió el silencio. Después de tantas revelaciones, no queda dudas: El Partido Comunista chino con sus mentiras y la Organización Mundial de la Salud con su complicidad, son responsables directos de la muerte de miles.

________________


La crisis del coronavirus Más de 100 expertos alertan de fallos en el mayor estudio sobre cloroquina e hidroxicloroquina

El responsable del programa de malaria de la OMS, Pedro Alonso, asegura que el trabajo tiene “inconsistencias alarmantes”

la crisis del coronavirus Más de 100 expertos alertan de fallos en el mayor estudio sobre cloroquina e hidroxicloroquina

Más de 100 médicos y estadísticos de varios países acaban de alertar de serias irregularidades en el mayor estudio sobre la efectividad de la cloroquina y la hidroxicloroquina contra la covid-19. Los responsables de la iniciativa han exigido que se revisen los datos del trabajo para que sea corregido o retirado.

El estudio en cuestión ha provocado un cataclismo mundial en torno a dos posibles tratamientos que hace apenas unos meses se consideraban como los más prometedores contra la covid y que ahora parecían haber caído en desgracia. El trabajo era una revisión de datos anónimos de más de 96.000 pacientes en 600 hospitales de todo el mundo. Concluía que la cloroquina y la hidroxicloroquina no solo no ofrecen ningún beneficio para los pacientes, sino que pueden aumentar el riesgo de muerte un 30%. El trabajo se publicó en The Lancet, una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo.

A raíz de estos datos, la Organización Mundial de la Salud suspendió el uso de estos fármacos en el ensayo clínico Solidarity, que intenta probar la efectividad de diversos tratamientos contra la covid en hospitales de todo el mundo. Se trataba de una suspensión temporal hasta que un grupo independiente analice los datos y emita un veredicto sobre si es seguro continuar. Pero tras el anuncio de la OMS, Francia ha prohibido el uso de estos fármacos como tratamiento compasivo y ha parado los ensayos clínicos en marcha. Italia ha suspendido su uso como tratamiento compasivo y Bélgica ha alertado sobre su uso fuera de los ensayos clínicos, informa Reuters.

En España, la agencia de medicamentos concluyó que el estudio no aportaba pruebas suficientemente sólidas sobre el riesgo asociado a estos fármacos y recomendó que siguiesen en marcha los ensayos clínicos con estas dos drogas que hay en marcha en el país. Un portavoz de la agencia explicó a EL PAÍS que hasta el momento no habían recibido ninguna alerta de seguridad por parte de los responsables de estos ensayos.

El origen del boom de estos dos tratamientos es un estudio comandado por el médico francés Didier Raoult que encontró beneficios contra la covid-19, pero se trataba de un estudio irregular, mal diseñado, muy poco fiable. Esto no evitó que estos dos tratamientos fuesen “revolucionarios” en palabras del presidente de EE UU, Donald Trump, que ha asegurado que toma hidroxicloroquina para protegerse del coronavirus. Por el momento no hay ni una sola prueba sólida de que estos fármacos funcionen contra la covid, pero sí datos parciales que apuntan a que puede aumentar el riesgo de arritmias en pacientes graves.

El último estudio sobre estos dos fármacos “tiene un nivel de inconsistencias alarmante”, alerta Pedro Alonso, director del programa de malaria de la OMS, a EL PAÍS. “Hay enormes dudas sobre la calidad de este trabajo y tanto sus autores como la revista que los ha publicado van a tener que rendir cuentas”, resalta.

La cloroquina y su derivado hidroxicloroquina se usan para combatir la malaria desde hace décadas y tiene un perfil de seguridad muy alto, recuerda Alonso. Además estas drogas se usan para combatir enfermedades autoinmunes como el lupus. “A fecha de hoy no sabemos si funcionan o no funcionan contra la covid, pero la solución no es parar los ensayos con estas drogas, sino seguir adelante con ellos, pues necesitamos buenos ensayos clínicos controlados y aleatorizados para saber si ofrecen algún beneficio, especialmente de cara a la segunda oleada de la enfermedad que probablemente vamos a sufrir en otoño”, considera Alonso.

El estudio en cuestión está firmado por Mandeep Mehra, del Hospital Brigham de Mujeres de Boston; Frank Ruschitzka, del Hospital Universitario de Zúrich; Amit Patel, del departamento de bioingeniería de la Universidad de Utah, y Sapan Desai, de la empresa Surgisphere, que ha aportado los datos anónimos de los 96.000 pacientes incluidos en el estudio.

Pero el trabajo tiene inconsistencias, como el tratamiento de los datos, que no han sido publicados para que el resto de la comunidad científica los analice, o la ausencia de un comité de ética que revise que el tratamiento de los datos de los pacientes se ajuste a la ley, según la carta abierta publicada este jueves que ha sido firmada por más de 120 médicos, bioestadísticos e investigadores biomédicos y que también ha sido enviada a la dirección de la revista The Lancet.

El estudio no da información detallada de los hospitales de cada país de los que provienen los datos, aseguran los firmantes. Utiliza además dosis de los fármacos que son de media 100 miligramos más altas de las que recomienda la agencia de medicamentos de EE UU, señalan.

En Australia, el estudio considera un número de pacientes fallecidos (73 a 23 de abril) que es superior al registrado para todo el país en esa fecha por la Universidad Johns Hopkins, según The Guardian. En África, el estudio recoge el 25% de todos los infectados que había en el continente y al 40% de todos los fallecidos, lo que supone que estaban en hospitales en los que la empresa de datos Surgisphere tenía acuerdos para poder acceder a los datos informáticos detallados de los pacientes, algo que los firmantes de la carta ven “poco probable” dado el grado de digitalización de muchos hospitales en el continente y que Alonso considera “imposible”. El estudio recoge información de enfermos de seis continentes y, a pesar de las diferencias entre ellos, la incidencia de enfermedades previas como la diabetes o los problemas cardiovasculares son “inusualmente pequeñas”, asegura la carta.

Los firmantes exigen que la empresa Surgisphere facilite todos los datos y que una comisión independiente de la OMS u otro organismo independiente los analice. También piden a la revista que cumpla los compromisos que ha firmado sobre datos públicos y que además publique los detalles de la revisión de este estudio por parte de expertos independientes.

El viernes por la tarde la revista The Lancet publicó una corrección cambiando el número de pacientes analizados en Asia —8.101 en lugar de 4.402— y Australia —63—, pero sin cambiar los resultados principales del estudio.

Mandeep Mehra, cardiólogo del Brigham y primer autor del estudio, ha explicado a este diario que además de las correcciones se ha iniciado una “revisión independiente de los datos”. “Los resultados y conclusiones del trabajo siguen siendo los mismos”, añade. La empresa responsable de la base de datos Surgisphere ha defendido en un comunicado enviado a EL PAÍS la validez de su sistema, que se basa en establecer colaboraciones con 1.200 hospitales de 45 países para que les den acceso a datos anonimizados de pacientes y aseguran que cumplen las principales normativas internacionales de protección de datos.

El trabajo ha podido asestar un golpe de muerte a muchos de los ensayos clínicos que estaban en marcha. Esto a su vez puede provocar que nunca se sepa si en realidad estos fármacos pueden ayudar contra la enfermedad, posiblemente en dosis no altas y con enfermos que no presentan anomalías en el latido de su corazón. Para ello hay que hacer ensayos controlados —en los que un grupo no toma el fármaco o toma un placebo— y aleatorizados, es decir, que cada paciente es asignado a uno de los grupos al azar.

“Una cuestión muy importante ahora es que las personas con poder científico en la organización sanitaria han apostado por diferentes fármacos que están probando en estudios aleatorizados”, explica Julián Pérez Villacastín, presidente electo de la Sociedad Española de Cardiología. “Han hecho una inversión tremenda y están a mitad de camino y en algunos casos les están obligando a parar. Además tienen el problema de que al principio había muchos pacientes por lo que se podrían obtener resultados fiables en un plazo relativamente breve. Pero lo que ha pasado es que el reclutamiento se ha enlentecido muchísimo porque ha disminuido el número de pacientes. Les está costando una barbaridad acabar los estudios y muchos de ellos no podrán acabarse nunca”, señala. Alonso resalta además que es posible que a raíz de los datos del estudio de The Lancet los pacientes no quieran participar en ensayos por “miedo”.

___

Fte: El Pais 4 de Junio



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...