miércoles, 12 de octubre de 2011

Sustancias nocivas y protección respiratoria en el trabajo


La presencia de sustancias nocivas puede originar daños orgánicos, agudos o crónicos, cuando su concentración en el aire excede de ciertos límites. Las intoxicaciones agudas se producen por exposición a elevadas concentraciones de sustancias nocivas durante cortos períodos de tiempo; por ejemplo, cuando se trabaja con productos que generan vapores de disolventes en locales cerrados con deficiente ventilación, como sótanos, zanjas, fosos, silos, depósitos, etc.

Las consecuencias pueden ser náuseas, vómitos, dolores de cabeza, vahídos y mareos. En casos graves, pérdida del conocimiento, y en casos extremos, la muerte por parada respiratoria. Dejando aparte los casos graves, por lo general los síntomas de intoxicación desaparecen al poco tiempo, sin causar perjuicios permanentes a la salud.
Pero si durante espacios prolongados de tiempo se inhalan vapores de disolventes  superiores a los Valores Límite establecidos, pueden presentarse daños crónicos, es decir, intoxicaciones crónicas que afectan principalmente al cerebro y al sistema nervioso.
En los casos de intoxicación crónica - al contrario de lo que ocurre en las agudas- al concluir la exposición suelen quedar daños permanentes.
Los contaminantes químicos pueden dividirse en tres grupos:
Sólidos: Son los contaminantes presentes en el aire en forma de partículas con masa  consistente y compacta, como por ejemplo los polvos y los humos (humos generados en los trabajos de soldadura; polvo de madera procedente del lijado y pulido, polvo de amianto generado en la manipulación de frenos y embragues, polvo de cuarzo generado en la  fabricación de artículos de cerámica, etc.).

Líquidos: Son los contaminantes que están en el aire en forma de gotas muy pequeñas. Dentro de este grupo se encuentran las nieblas y aerosoles (nieblas de taladrinas procedentes de las máquinas herramientas, productos plaguicidas finamente pulverizados, aplicación de pinturas por pulverización, etc.).


Gaseosos: Son aquellos contaminantes que no tienen una forma consistente. Dentro de este grupo se encuentran los gases y los vapores (amoníaco, utilizado como refrigerante en instalaciones frigoríficas; óxido de etileno,utilizado como ag ente esterilizador en los  hospitales; monóxido de carbono procedente de la combustión; metano, generado en la descomposición de materia orgánica; dióxido de carbono, generado en los procesos de fermentación; vapores de percloroetileno, utilizado en la limpieza en seco; vapores de pegamentos, pinturas y lacas).


LA INHALACIÓN COMO VÍA DE PENETRACIÓN
La penetración de los gases, vapores, polvos, humos y aerosoles, en el organismo humano tiene lugar, en la mayoría de los casos, a través de las vías respiratorias (inhalación). Los contaminantes entran por la boca o la nariz y pasan a los bronquios y a los pulmones y de aquí al torrente sanguíneo.


_____________________
Fte: Asociacion de Prevencion de Accidentes

1 comentario:

  1. en srio no sabia son mas masssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar

Escriba su Comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...